Número de mujeres cachondas

¿Cómo conseguir el número de mujeres cachondas?

número de mujeres cachondasA continuación vamos a ver algunas interesantes técnicas para conseguir el número de mujeres cachondas:

  • No preguntes por el nº de teléfono directamente: Debes recordar que el verdadero objetivo no es conseguir el número de teléfono erótico, si no conseguir una conexión con la chica.
    A las mujeres les gusta los chicos con mucha confianza en si mismo, por lo que debes esperar un poco a conseguir esa conexión.
    Cuando veas las cosas claras, no lo dudes y pídele el número de teléfono.
  • Dale tu número: Es otra interesante técnica para conseguir el número de mujeres cachondas, y es que muy pocos chicos la usan.
    La idea es mostrarte lleno de seguridad y sin miedo a que te rechacen y darle tu teléfono en un trozo de papel, anotárselo en su móvil, o, incluso, si tienes un teléfono lo puedes usar para anotárselo en el brazo.
  • Propón un intercambio de números: Si le invitas a intercambiar los números aumentarán tus posibilidades de éxito.
    Las chicas suelen proteger mucho su información personal, pero si el intercambio es recíproco es más fácil que tengas éxito.
  • No seas impaciente: Seguro que en más de una ocasión habrás oído hablar del conocidísimo método de 2 minutos para conseguir el teléfono de una chica.
    Sí, es cierto que esto puede funcionar, pero también es más fácil que nunca lo haga.
    Piensa que la mayoría de las chicas no van a dar su número al primer desconocido que aparezca. Deberías conocer un poco de ella, su nombre, sus hobbies y, cómo ya hemos comentado en el primer método, crear una conexión y confianza entre los dos.

Actúa de manera natural, y verás como no tienes ningún problema para hacerte con el número de mujeres cachondas cuando quieras.

Número de mujeres maduras muy calientes

Conseguir el número de una chica o mujer madura en ocasiones es tan fácil cómo conocer su nombre; sin embargo, es común que estés muy nervioso, o que utilices técnicas inadecuadas para hacerte con él.

Por ello, muchas mujeres se niegan y los hombres piensan que son unas creídas, o ellos mismos se creen unos perdedores.

Las mujeres siguen teniendo una vida muy activa una vez que cumplen los 50-60 años. Ahora, gracias a la revolución sexual, y a artículos como los lubricantes, no hay excusa para que no sigan follando como lo han hecho hasta ahora.

Los que somos más jóvenes podemos probar con la experiencia de follarnos a una madura a distancia, a través del número de mujeres cachondas y maduras.

Esto no nos compromete a nada, ni tan siquiera se considera una infidelidad al no haber tenido contacto físico con la otra persona.
Podrás cascarte una buena paja por teléfono mientras escuchas lo que te dice la otra persona.

¿Todavía no has probado una llamada a mujeres maduras?

Hay un mito que tiene que quedar completamente desmitificado, y es el de que la mujer va perdiendo el deseo sexual en el momento en el que su capacidad de reproducción se va perdiendo.
Esto no es así: la sexualidad femenina tiene capacidad de adaptarse, de transformarse con el paso del tiempo.

Las mujeres con edades comprendidas entre 40-65 años consideran que el sexo es una parte fundamental de su vida, incluso hasta son capaces de pasarlo mejor en la cama que otras mujeres más jóvenes.

Saben lo que tienen que hacer, y lo que les gusta a los hombres: en lugar de perder el tiempo probando con diferentes enfoques, estas mujeres saben exactamente en donde tienen que dar para lograr el máximo placer.

Y lo mejor de todo es que esto es extrapolable a los servicios de maduras al teléfono: todos estos conocimientos que han ido acumulando durante los años le confieren a estas mujeres “poderes especiales”, y es que son perfectamente capaces de seducirte a distancia, de hacer que te corras con tan solo decirte algunas palabras.

Con el paso del tiempo, las inseguridades que tienen las mujeres terminan por desaparecer: durante la vida han conocido a muchos hombres, han vivido muchos desengaños y han aprendido a diferenciar entre sexo y placer.

Por eso hay tantas maduras que trabajan en servicios de teléfonos de sexo, porque saben que se les da bien, porque tienen a una legión de clientes contentos y porque esos repiten casi a diario.

¡No dejes que te contemos más! En lugar de ello, es un buen momento para ponerte a probar con los servicios de mujeres maduras al teléfono y verás cómo te consigues correr como nunca antes en tu vida lo has hecho.